Fondos ambientales Fondos ambientales

(Última actualización: julio de 2019)

El Reglamento de Protección Sanitaria contra Radiaciones Ionizantes establece en su artículo 8 que "en el cálculo de las dosis individuales no se debe incluir la dosis debida al fondo radiactivo natural". Ello obliga a un adecuado conocimiento de los fondos ambientales a sustraer de las lecturas de los dosímetros utilizados en las distintas zonas del país, sobre todo teniendo en cuenta que el propio Reglamento establece, para las trabajadoras gestantes y el público en general, límites anuales de dosis del mismo orden de magnitud que la radiación de fondo natural.

El fondo debido a la radiación ambiental es muy diverso en España, variando notablemente de unas zonas a otras. Sin embargo, hasta el año 2003, para obtener la dosis ocupacional, a las dosis medidas por el Centro Nacional de Dosimetría se les restaba un fondo ambiental de 60 µSv por mes como representativo del valor medio en España. El período de tiempo para el que se aplica dicha corrección es el transcurrido entre dos lecturas sucesivas del dosímetro (habitualmente dos meses), durante el que el dosímetro permanece en nuestro Centro (alrededor de 10-20 días), en viaje (alrededor de 5-10 días) y en la instalación (tiempo variable dependiendo del momento de la devolución, como mínimo 30-40 días), siendo los fondos ambientales diferentes en cada uno de estos lugares.

La utilización de dicho valor representativo del fondo ambiental medio en España, entrañaba problemas dado que existen zonas geográficas en las que las dosis ocupacionales se veían sobreestimadas por la resta de un valor de fondo inferior al realmente existente en la zona. Esta circunstancia se agravaba en el caso de las trabajadoras gestantes expuestas en las que las dosis acumuladas durante el período de embarazo, calculadas de esta forma, podían aproximarse a los límites de dosis establecidos.

Los valores actualmente adoptados de la contribución del fondo ambiental se han obtenido a partir de estudios estadísticos con las dosis registradas en nuestro banco de datos en los últimos años, considerando como estimador estadístico la moda de la distribución de frecuencias de dichas lecturas en cada caso. Para hacer el estudio se consideran las lecturas correspondientes a períodos de uso de 2, 3 y 4 meses, sin resta del fondo ambiental, descartándose las de períodos de utilización superiores porque en ellas podrían influir otros factores como extravío del dosímetro, pérdida de señal termoluminiscente, etc. que pudieran conducir a resultados anómalos. Tras el análisis de datos se comprueba si existe alguna institución en la cual el fondo varíe de manera estadísticamente significativa del resto de la provincia. En tal caso se toma un fondo específico para esta institución. Para el resto de instituciones se adopta un fondo común obtenido calculado con los datos de los últimos 5 años. El último estudio, correspondiente al periodo 2014-2018 ha tenido en cuenta más de 1,4 millones de lecturas.

En el mapa que se muestra a continuación se ha representado con diferentes colores la distribución de los fondos ambientales por provincias utilizados en el cálculo de las dosis. Dichos valores se incluyen en la tabla de fondos ambientales.

Provincia Fondo (µSv) Provincia Fondo (µSv)
Soria 38 Castellón 55
Ceuta 38 Las Palmas 58
Baleares 39 Tenerife 58
Burgos 42 Badajoz 59
Cantabria 43 Teruel 59
Murcia 43 Lleida 59
La Rioja 44 Valladolid 60
Cádiz 44 Barcelona 60
Huelva 45 Ciudad Real 60
Navarra 45 Tarragona 60
Asturias 46 Melilla 61
León 49 Cuenca 61
Málaga 49 Toledo 62
Albacete 50 Palencia 63
Guipúzcoa 50 Salamanca 66
Álava 50 Girona 67
Vizcaya 50 Huesca 67
Jaén 51 Madrid 75
Zamora 51 Lugo 78
Zaragoza 52 Cáceres 79
Alicante 52 Segovia 82
Córdoba 52 Guadalajara 82
Almería 53 Ávila 84
Sevilla 53 A Coruña 90
Granada 53 Orense 100
Valencia 53 Pontevedra 112

 

Estos fondos ambientales obtenidos a partir de un número elevado de lecturas para estimación del fondo ambiental en cada servicio constituyen una estimación mucho mejor que la que pudieran proporcionar dosímetros específicos que acompañaran a los asignados a los diferentes trabajadores. Su número sería mucho menor y las correspondientes estimaciones vendrían afectadas por una mayor incertidumbre.